Aqua fons vitae

0
229

Aqua fons vitae

 Orientaciones sobre el Agua: símbolo del grito de los pobres y del grito de la Tierra

Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

MEDITACIÓN INICIAL

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral propone, como punto de partida de estas indicaciones, la siguiente meditación.

  1. Oh, Dios, que con invisible poder logras obtener un efecto maravilloso mediante los signos sacramentales y que de varias maneras has preparado el agua – tu creación – para mostrar la gracia del Bautismo y ser fuente de vida, cuando durante la creación pronunciaste las siguientes palabras «Bullan las aguas de seres vivientes» (Gén 1:20), ayúdanos a rechazar la indiferencia y a recuperar la conciencia de nuestro origen común como seres humanos, de nuestra pertenencia mutua.

¡Laudato si’ (Alabado seas) Dios Creador!

  1. En los albores de la creación, tu Espíritu se cernió sobre la faz de las aguas, dando de este modo a la propia sustancia del agua el poder de santificar. Incluso en el diluvio presagiaste la regeneración y el Bautismo para que, hoy como entonces, el agua indique el fin del pecado y el comienzo de una nueva vida. Hiciste de este don de la creación una señal de tu bondad: liberaste a tu pueblo de la esclavitud haciéndolo pasar a través de las aguas del Mar Rojo, el diluvio fue una invitación al arrepentimiento y a la conversión. En el desierto creaste un manantial para calmar la sed de tu pueblo. Con la imagen del agua viva, los profetas anunciaron la nueva alianza que ofrecías a la humanidad. En la plenitud de los tiempos, tu Hijo, bautizado por Juan en el agua del río Jordán, fue consagrado por el Espíritu Santo. Incluso hoy para nosotros, los cristianos, el agua representa un elemento esencial de purificación y de vida, y pensamos inmediatamente en el Bautismo, el sacramento de nuestro renacimiento en Cristo. Por medio del agua santificada por el Espíritu, nos das vida y nos renuevas: es la fuente bendita de la vida eterna. Durante su misión, Jesucristo, prometió un agua que podía apagar para siempre la sed del hombre (cf. Jn 4:14) y profetizó «El que tenga sed, que venga a mí y beba» (Jn 7:37). Beber de Jesús significa encontrarse personalmente con él, nuestro Señor, en la oración y en la contemplación, y encontrar en sus palabras el sentido de la vida. Por lo tanto, desde un punto de vista escatológico, la contemplación nos lleva también al «río puro de agua de vida, reluciente como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero» (Ap 22:1). Que las palabras que pronunció desde la cruz, «Tengo sed» (Jn 19:28), resuenen constantemente en nuestros corazones. Oh, Dios, que traigas en todos los corazones el agua de la vida eterna.
  2. Mediante el agua (pensemos en los ríos, las aguas subterráneas, la lluvia y los mares) nos invitas a reflexionar sobre nuestros orígenes. Al considerar el papel fundamental del agua en la creación y en el desarrollo humano, sentimos la necesidad de darte las gracias con San Francisco de Asís por «la hermana agua», simple y útil para la vida como ninguna otra cosa en nuestro planeta. Las grandes aguas y todo lo que contienen (cf. Gén 1:20-21; Sal 146:6; Sal 104:6) comunican lo inmenso, hablan de tu infinito poder y sabiduría (cf. Eclo 39:17), de la amplitud que une los destinos de todos los continentes. Reflexionar sobre los inmensos mares abiertos y su incesante movimiento también es una oportunidad para dirigir nuestros pensamientos hacia ti, que acompañas constantemente tu creación, guías su curso y sostienes su existencia, y nos llamas a una solidaridad responsable con toda la creación y entre nosotros, de generación en generación. Cuando se imaginan “soluciones basadas en la naturaleza”, sería bueno recordar que Tú eres el Creador de la naturaleza y percibir la sabiduría de los relatos bíblicos.
  3. El Señor sigue pidiendo que se sacie su sed, su sed de amor. Nos pide que le demos de beber por medio de todos aquellos que tienen sed hoy en día, para decir por medio de ellos: «tuve sed, y me disteis de beber» (Mt 25:35). Que se nos conceda entender que en cómo respetamos y compartimos el agua mostramos (es un indicador) cómo estamos llevando a cabo la misión que Dios nos ha encomendado en el Génesis: cuidar del jardín terrenal.

¡Laudato si’ Dios Creador!

 

Para acceder al texto completo:

http://www.humandevelopment.va/content/dam/sviluppoumano/documenti/AFV-SPAGNOLO-final06_2020.pdf

AFV – Agua fuente de vida

Índice

I.- MEDITACIÓN INICIAL……………………………………………………………………………………………… 2

II.- PRESENTACIÓN Y FINALIDAD DEL DOCUMENTO ………………………………………………. 4

III. INTRODUCCIÓN ……………………………………………………………………………………………………….. 8

Historial………………………………………………………………………………………………………………………… 8

Aclaraciones metodológicas ………………………………………………………………………………………….. 10

IV .-RECONOCER EL VALOR DEL AGUA…………………………………………………………………….. 13

Valor religioso …………………………………………………………………………………………………………….. 13

Valor sociocultural y estético…………………………………………………………………………………………. 14

Valor institucional y valor útil para la paz……………………………………………………………………….. 15

Valor económico………………………………………………………………………………………………………….. 16

Aclaraciones sobre la privatización del agua ……………………………………………………………………. 17

V.- PRIMERA DIMENSIÓN: EL AGUA PARA EL USO HUMANO ……………………………….. 20

Retos ………………………………………………………………………………………………………………………….. 20

Propuestas operativas: sensibilización y promoción………………………………………………………….. 25

Propuestas operativas: compromisos a nivel local…………………………………………………………….. 29

 VI .-  SEGUNDA DIMENSIÓN: EL AGUA Y LAS ACTIVIDADES HUMANAS …………………. 32

Retos ………………………………………………………………………………………………………………………….. 32

Propuestas operativas: sensibilización y promoción………………………………………………………….. 35

Propuestas operativas: compromisos a nivel local…………………………………………………………….. 36

VII. TERCERA DIMENSIÓN: EL AGUA COMO ESPACIO…………………………………………….. 38

Retos ………………………………………………………………………………………………………………………….. 38

Propuestas operativas: sensibilización y promoción………………………………………………………….. 40

Propuestas operativas: compromisos a nivel local…………………………………………………………….. 42

VIII. EDUCACIÓN E INTEGRIDAD …………………………………………………………………………………. 44

Educación para un nuevo humanismo y para una cultura de encuentro y colaboración sobre el agua……………………………………………………………………………………………………………………………. 44

Lucha contra la corrupción y contra violencia sobre el agua………………………………………………. 47

FUENTES DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA ………………………………………… 49

 

 

Suscripción al boletín semanal