“Navidad es Justicia, con los últimos de la tierra”

0
182
Concentración contra las causas del hambre, el paro y la esclavitud infantil

Concentración contra las causas del hambre, el paro y la esclavitud infantil

Sábado 22 de diciembre a las 18:00 horas en Puerta del Sol de MADRID
Organiza: MOVIMIENTO CULTURAL CRISTIANO

no matarás

Navidad es Justicia con los últimos de la tierra.

Europa y EEUU desean ampliar las fronteras del hambre, poniendo de gendarmes a los pueblos empobrecidos limítrofes

5 millones de niños pueden morir de hambre en el Yemen este año

El éxodo de los venezolanos es el mayor de Iberoamérica en los últimos 50 años

El Movimiento Cultural Cristiano denuncia en las calles: “el hambre y la violencia son provocados”

 

El hambre sigue siendo la principal condena para el 80 % de la humanidad, hambre que ha crecido en los últimos años, reconocido por la misma FAO, favorecido por los planteamientos asistencialistas, que se dedican desde hace tiempo a ocultar el robo sistemático realizado a los pueblos.

Acompaña a esta situación, la violencia, que aparece de forma permanente en el día a día de las familias empobrecidas. Violencia que se manifiesta en diversas formas: desde la ausencia de un trabajo digno, pasando por la muerte violenta de miles de personas a manos de las mafias, hasta los bombardeos sistemáticos ordenados por las distintas potencias en el diabólico tablero de ajedrez geopolítico.

Guerras como la que se produce en Yemen, puede cobrarse la vida en estos meses ¡5 millones de niños! Recordemos que España, es el tercer país que más armas vendió a Arabia Saudí entre 2012 y 2016. En países como Venezuela se registraron el año pasado 26.616 asesinatos, sin contar los no registrados o los niños fallecidos por hambre y falta de servicios básicos en los barrios. Hoy el éxodo de los venezolanos es el mayor de Latinoamérica en los últimos 50 años.

Por eso queremos afirmar de forma rotunda:¡No más guerras! ¡No más negocio con la venta de armas!¡No más hambre y miseria! Hoy la humanidad tiene capacidad técnica para producir al menos 3 veces las necesidades alimentarias básicas, ¿hay voluntad política?, creemos que no. Hoy no se combaten las verdaderas causas del hambre, del paro, de la esclavitud infantil; continúa el robo a los empobrecidos de la tierra.

Hambre primer problema políticoComo consecuencia de esta situación, asistimos a las migraciones y desplazamientos de millones de personas, de países donde las guerras se han eternizado de forma diabólica (Congo, Siria, Sudán…) o donde las narco-dictaduras han tomado posesión de la soberanía popular y de las riquezas del país (Venezuela) ante la pasividad de la comunidad internacional, que se beneficia de fuentes de energía y materias primas a precio de saldo. A los empobrecidos de la tierra se les ofrece una única solución, el levantamiento de muros.

En esta línea de levantamiento de muros, Europa y EEUU desean ampliar las fronteras del hambre, poniendo de gendarmes a los pueblos pobres limítrofes del sur, donde se producen aberraciones y esclavitudes de todo tipo contra los migrantes y desplazados.

A los hondureños, venezolanos, nicaragüenses, senegaleses…los pueblos enriquecidos les niegan el derecho a no emigrar, favoreciendo la injusticia en sus países; y también se les niega el derecho a emigrar, negando la solidaridad y la acogida de los migrantes empobrecidos, que levantan económicamente sus países.  Aprovechando esta situación, emergen peligrosamente nuevos populismos contra los pobres en continentes, envejecidos y vacíos de vida, como el europeo.

No se puede permitir que en los comienzos de este siglo, millones de personas queden apartadas de las riquezas generadas por la productividad

En este marco la ausencia de un trabajo digno no es casualidad. El rápido cambio tecnológico, monitorizado por las grandes empresas, hace que se multiplique el beneficio en pocas manos, sustrayendo el protagonismo económico, político y cultural de la mayoría de la humanidad. Por eso denunciamos la degradación del trabajo humano, impuesta por quienes lideran la ola tecnológica.  No se puede permitir que en los comienzos de este siglo, millones de personas queden apartadas de las riquezas generadas por la productividad, se esclavice a 400 millones de niños, y se imponga culturalmente, la globalización de la indiferencia y la insolidaridad. ¡El trabajo dignifica al ser humano!

Los inmigrantes son personas no mercancíasEstas nuevas tecnologías han contribuido a un mayor control de la población, mucho mayor del que existía en un campo de concentración nazi, y hacen de nuestras vidas meros datos, con los que especular y así manipular nuestro consumo, inducir nuevas adicciones, y conformar nuestras opiniones e incluso el voto.

En este ahondamiento en la manipulación de la conciencia, se nos ha convencido, que la idea de “calidad de vida” está por encima de la vida solidaria y de la defensa de la dignidad de la vida. Se ha llegado al extremo de negar la vida a los pobres y a los niños (aborto), o a los ancianos (eutanasia), y prolongarla a los más ricos hasta extremos insospechados.

El Movimiento Cultural Cristiano anima a la sociedad a dar respuesta a toda esta situación. Se necesitan personas, asociaciones, e instituciones militantes que respondan a estas mentiras y agresiones. Como un primer paso proponemos colaborar en esta campaña solidaria. Creemos que es necesaria una sociedad fuerte, que sea crítica y proponga elementos de liberación y promoción, partiendo del terreno cultural hasta todos los aspectos de la vida (social, económico, político y religioso).

Estamos seguros que una postura moral, que desee y proponga respuestas realmente solidarias, fortalecerá las sociedades y sus estructuras democráticas, frente a las agresiones antes mencionadas. El Movimiento Cultural Cristiano está desde hace más de 30 años en las calles de España e Iberoamérica, poniendo los primeros problemas de la humanidad en la mesa común y lo que es más importante, sus causas. Por eso es nuestra obligación moral, llevar a las calles y plazas las respuestas a estas agresiones de forma permanente, en favor de la Justicia, de la Solidaridad y del Bien Común.

Por eso te invitamos a que trabajes e impulses con nosotros la acción de esta Campaña Solidaria. Comencemos estas navidades. “Navidad es Justicia, con los últimos de la tierra”

revista solidaria con los empobrecidos de la tierra