Francisco : «No hay democracia con hambre, ni desarrollo con pobreza

0
215

El Papa recibe a una delegación de jueces latinoamericanos.

Fuerte discurso del pontífice en defensa de los «Derechos Sociales» en el que advirtió del «serio riesgo» que corre la democracia en los países en los que se busca «minar los procesos políticos emergentes y propender a la violación sistemática de los Derechos sociales».

Pide a los jueces que se ocupen de «que los derechos de las personas y especialmente de los más vulnerables sean respetados y garantizados»

El papa Francisco aseguró hoy que «no hay democracia con hambre, ni desarrollo con pobreza» y se mostró «preocupado» por el denominado «lawfare», al cerrar en el Vaticano un encuentro de jueces panamericanos que dio origen a un comité regional permanente para el monitoreo de Derechos Sociales.

«No hay democracia con hambre, ni desarrollo con pobreza, ni justicia en la inequidad», expresó el pontífice al participar de la jornada de cierre del congreso de dos días sobre «Derechos Sociales y doctrina franciscana» organizado por la Academia de Ciencias del Vaticano.

No a la economía de los papeles

«La economía de los papeles, la democracia adjetiva, y la multimedia concentrada generan una burbuja que condiciona todas las miradas y opciones desde el amanecer hasta la puesta del sol», agregó el pontífice en su discurso.

Durante su intervención, Jorge Bergoglio reconoció su «preocupación por una nueva forma de intervención exógena en los escenarios políticos de los países a través del uso indebido de procedimientos legales y tipificaciones judiciales».

Academia Pontificia de las Ciencias Sociales

En ese marco, el Papa renovó sus críticas al denominado «lawfare», que, expresó, «además de poner en serio riesgo la democracia de los países, generalmente es utilizado para minar los procesos políticos emergentes y propender a la violación sistemática de los Derechos sociales».

«Para garantizar la calidad institucional de los Estados es fundamental detectar y neutralizar este tipo de prácticas que resultan de la impropia actividad judicial en combinación con operaciones multimediáticas paralelas», reclamó.

Distorsión del poder judicializado

El pontífice hizo además eco de las críticas que reciben los magistrados por sus fallos y planteó que «en no pocos casos, la defensa o priorización de los Derechos sociales sobre otros tipos de intereses, los llevará a enfrentarse no sólo con un sistema injusto sino también con un poderoso sistema comunicacional del poder, que distorsionará frecuentemente el alcance de sus decisiones, pondrá en duda su honestidad y también su probidad».

«Es una batalla asimétrica y erosiva en la que para vencer hay que mantener no sólo la fortaleza sino también la creatividad y una adecuada elasticidad. ¡Cuántas veces los jueces y juezas se enfrentan en soledad a las murallas de la difamación y del oprobio!», planteó ante los jueces y juezas de más de 15 países de las tres Américas.

En su alocución, Francisco pidió a los jueces que se ocupen de «que los derechos de las personas y especialmente de los más vulnerables sean respetados y garantizados».

Movimientos Populares

Para el efectivo cumplimiento de los denominados Derechos Sociales, el Papa convocó a «afrontar los problemas de fondo» de la sociedad, en un discurso en el que citó dos veces sus discursos a los Movimientos Populares.

«No pueden ser resueltos simplemente por acciones aisladas o actos voluntaristas de una persona o de un país, sino que reclama la generación de una nueva atmósfera», reclamó.

«Nos toca vivir una etapa histórica de cambios en donde se pone en juego el alma de nuestros pueblos», planteó Bergoglio.

Además, los jueces de las tres Américas firmaron junto al Papa el acta constituitiva del “Comité Panamericano de juezas y jueces por los derechos sociales y la doctrina franciscana”, con el que buscarán “generar una herramienta de carácter permanente que tenga por objeto central la divulgación de las actividades que cada miembro realice en su propio Estado”.

El organismo buscará además coordinar “la defensa recíproca de magistrados que actúan comprometidos por los Derechos Humanos y Sociales”.

«Me alegra que uno de los objetivos de este encuentro sea la conformación de un Comité Permanente Panamericano de Jueces y Juezas por los Derechos sociales, que tenga entre sus objetivos superar la soledad en la magistratura, brindando apoyo y asistencia recíproca para revitalizar el ejercicio de su misión»

Los participantes firmaron además la denominada “Declaración de Roma” que en 12 puntos recoge críticas al “actual sistema económico mundial”, resaltan sus críticas a la concentración mediática y hacen un llamado al mundo a cumplir los objetivos del acuerdo de París sobre cambio climático.