Charles de Foucauld

497

«En el desierto nunca estamos solos»[1]. La frase proviene de un enamorado del Sahara, el Hermano Charles de Jesús, Charles de Foucauld: encarna la esencia de su vida en el desierto, donde vivía en adoración ante el Santísimo Sacramento, su propio «tesoro». Era la presencia y la humildad de Dios, pero también el sacramento del amor. Había elegido «ocupar su lugar lo más cerca posible de Jesús de Nazaret, entre los más pequeños, aunque eso significara estar oculto e permanecer “inútil” en la inmensidad del desierto»[2].

Paradójicamente, en 1916, ese «tesoro» fue la causa de su muerte. Entre los merodeadores del desierto de Tamanrasset, en el Sahara profundo, se había extendido el rumor de que el hermano Charles escondía dinero y armas. Alrededor de la ermita, había construido un fuerte para proteger a la gente que vivía allí. Sin embargo, el 1 de diciembre, mediante un engaño, unos merodeadores consiguieron entrar en ella: en la confusión del asalto, uno le disparó, pero no encontraron casi nada en la pobre vivienda. Cuando lo mataron, estaba solo y fue ignorado por todos. Su muerte no tuvo la marca del «odio a la fe», sino que fue causada por su forma de vida sencilla y sin armas entre los tuaregs. En cualquier caso, el silencio cayó durante años sobre su existencia, su memoria e incluso los lugares donde había vivido. El Hermano Charles no había conseguido realizar nada del proyecto que tenía en mente: fundar un instituto religioso inspirado en la vida oculta de Jesús en Nazaret.

Benedicto XVI lo calificó de «exégesis viva de la Palabra de Dios»[3] y el día de su beatificación, el 13 de noviembre de 2005, reiteró que su vida era «una invitación a aspirar a la fraternidad universal»[4]. El 15 de mayo de 2022 el hermano Charles de Jesús será canonizado por el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro.

Una juventud «rebelde»

La biografía de De Foucauld se divide en dos períodos: los primeros 28 años y los últimos 30, que comienzan con su conversión en 1886. Nació en Estrasburgo el 15 de septiembre de 1858 en el seno de una familia noble y recibió el título de Vizconde de Pontbriand. Muy querido por sus padres, correspondió a su afecto: el ambiente familiar de amor y ternura marcaría su vida futura. No es casualidad que cuando tuvo que elegir su nombre religioso, pusiera el latín Caritas junto a Iesus[5].

A los seis años perdió a su padre y a su madre y fue educado, junto con su hermana, en Nancy por su abuelo materno, que era coronel. Eligió para él una escuela cualificada y le envió a estudiar con los jesuitas en París: allí se preparaba a los jóvenes para las oposiciones en el Politécnico y en la Escuela Militar de Saint-Cyr. Charles guarda un buen recuerdo de los religiosos, pero fue expulsado del colegio en su segundo año por pereza y falta de interés en el estudio. En 1876, consiguió entrar en la Escuela Militar de Saint-Cyr, pero sin mucho provecho. Dos años más tarde, al morir su abuelo, recibió una cuantiosa herencia, que casi dilapidó en poco tiempo, sin demasiados escrúpulos.

De vestimenta llamativa y elegante, amante de la buena comida y de la compañía alegre, vivió una juventud revuelta. Sin embargo, en su tiempo libre de diversiones y ejercicios militares, se lanzó de cabeza a la lectura: no sólo los clásicos latinos y griegos, Horacio, Marcial, Luciano, su favorito Aristófanes, sino también Montaigne, Villon, Voltaire, Rabelais, e incluso Ariosto.

Al final del curso, se clasificó en último lugar. Sin embargo, consiguió entrar como subteniente en el 4º de Húsares, con guarnición en Pont-à-Mousson. En 1880, sufrió su primer castigo «por haber salido a pasear por la ciudad, durante su semana de servicio, vestido de civil, con una mujer de mala reputación»[6]. Mientras estaba en prisión, su regimiento fue enviado a Argelia: primero a Bône y luego a Sétif. El comandante le ordenó que devolviera a Francia a la mujer con la que cohabitaba, pero Carlos se negó. El informe dice, en referencia a sus declaraciones: «La mujer, que no vive con él, no es un soldado, por lo tanto es libre de hacer lo que quiera; en cuanto a él, sólo la visita fuera del servicio»[7]. En cualquier caso, nadie podía interferir en su vida privada. La negativa dio lugar a una agravación de la pena a 30 días de prisión, con la consecuencia de que se le puso en estado «de retiro por dispensa de empleo»[8].

Charles escribió a un amigo: «He provocado mi propia suspensión. Sétif era una mala guarnición y el oficio me aburría»[9]. Más tarde, él mismo afirmará: «Todo bien, todo sentimiento bueno […] parece haber desaparecido radicalmente de mi alma: sólo quedan el egoísmo, la sensualidad, el orgullo y los vicios que lo acompañan. […] Hice el mal, pero no lo aprobé ni lo amé»[10]. Sin embargo, cabe sopesar tales eventos. El testimonio de la Sra. Doucet-Titre, que esperaba convertirse en su prometida, lo aclara: «En cuanto a creer en el comportamiento extraordinariamente deshonesto de Charles de Foucauld cuando era joven, no puedo admitirlo. Que, como todos los adolescentes, había curiosidad y agitación en su alma, puede ser cierto, pero a los 25 años, ciertamente no quedaba nada del niño»[11].

El explorador de un país prohibido

La nueva vida de Charles duró muy poco. Se enteró de que su regimiento estaba a punto de partir hacia Túnez para sofocar una revuelta. Le ocurrió algo inesperado: solicitó inmediatamente la reinserción y fue aceptado. Se olvidó de las comodidades y de la mujer: a los 22 años cambió su vida, un cambio repentino casi inexplicable… ¿Decepción amorosa? ¿Deseo de una nueva vida? ¿Patriotismo? ¿Pasión por África? Es difícil de responder. En cualquier caso, en el nuevo regimiento siempre estaba de buen humor, soportaba las penurias y privaciones, era enérgico, valiente, amante del peligro y del riesgo. Para sus amigos, parecía irreconocible.

Sin embargo, ocurrió algo inesperado. Al terminar la expedición, pidió permiso para hacer una excursión al sur de Argelia: estaba fascinado por el mundo de los árabes.

Lamentablemente, la respuesta fue negativa: no lo consideraron apto para ello. De Foucauld se enfureció y se despidió del ejército para siempre. Para él, en 1882, su carrera militar llegó a su fin, no sin algunos remordimientos: había conocido a gente valiosa y se había hecho amigo de Laperrine, Motylinski y otros jóvenes y valientes oficiales con los que compartía la pasión por África. Se había enfrentado a adversarios y había aprendido a respetarlos, pero estaba deseando conocerlos. Para él, los espacios infinitos del desierto y los hombres que lo habitaban representaban un misterio que le impulsaba a arriesgar lo prohibido. Se había enamorado de África, de la parte más desconocida y misteriosa del continente, sobre todo de Marruecos. El explorador que había en él surgió con fuerza, sin ignorar los peligros y riesgos que había que afrontar. Sabía que los europeos eran odiados allí, y que el sultán había dado órdenes a sus guerreros de cortar la cabeza de cualquiera de ellos que se atreviera a poner un pie allí[12]. Por ello, se preparó cuidadosamente para la exploración del inmenso territorio marroquí, estudiando en Argel los textos ya publicados y contando con la experiencia del bibliotecario del museo de la ciudad, su amigo y valioso consejero. Estudió el árabe, la geografía y la etnografía de Marruecos, aprendió a dibujar mapas y a utilizar los instrumentos de los estudios científicos: sextante, brújula, barómetro y termómetro.

La aventura de Marruecos

Tras un año y medio de preparación, Charles partió finalmente hacia Marruecos y aterrizó en Tánger, la única vía de entrada. Tuvo que disfrazarse de judío y cambiar su identidad: se había convertido en el rabino Joseph Aleman, un prófugo de Moscú; su compañero era un tal Mardoqueo, un rabino anciano que había abandonado las Escrituras por el comercio y el contrabando, y se había visto reducido a ser un guía clandestino.

La exploración duró aproximadamente un año, en situaciones precarias y peligrosas. El país estaba lleno de merodeadores que despojaban a los campesinos y robaban a los viajeros, especialmente si eran comerciantes judíos. No dudaban en matar si no encontraban dinero u objetos de valor. Era necesario viajar en caravana, acudiendo regularmente al notable local para que le guiara hasta la siguiente tribu, siempre a cambio de una generosa compensación. El chantaje y la humillación estaban a la orden del día. Además, existía el peligro constante de que se descubriera su identidad. También hubo desacuerdos con Mardoqueo, que quería imponerle rutas menos arriesgadas. Carlos tuvo que someterse a los rezos, las reuniones, la observancia del sábado de la comunidad judía e incluso al Ramadán. Era problemático trabajar en esas condiciones, redactar informes, hacer observaciones astronómicas, tomar medidas precisas, a menudo en secreto.

No faltaron los momentos dramáticos, la ausencia total de comunicaciones, la precariedad del correo, la dificultad para recibir dinero de Europa.

Los frutos de su exploración fueron una impresionante obra científica, a la vez geográfica, militar y política, publicada en dos volúmenes: Itinéraires au Maroc (1887) y Reconnaissance au Maroc (1888)[13]. Le valieron la medalla de oro de la Société de géographie de París. En el plazo de un año, Charles había añadido otros 2.250 km a los 689 km recorridos por sus predecesores, con referencias pobres e inexactas; había perfeccionado el estudio de la geografía astronómica, y allí donde se informaba de una docena de altitudes, él constató unas 3.000[14]. Esto abrió una nueva era en el conocimiento de Marruecos. Con motivo de la concesión de la medalla de oro, el orientalista y geógrafo Henri Duveyrier dijo: «No se sabe si hay que admirar más estos bellos y útiles resultados, o la dedicación, el valor y la ascética abnegación con que este joven oficial francés los consiguió… sacrificando más que su propia comodidad, habiendo formulado y mantenido hasta el final bastante más que un voto de pobreza y miseria»[15]. Palabras proféticas, pronunciadas por un no creyente que desconocía la evolución posterior de la vida de de Foucauld[16].

Ciertamente, para Charles fue una aventura maravillosa. Su abnegación y sacrificio en el desafío de Marruecos le habían convertido en una persona nueva, responsable, atenta a lo esencial, abierta a los valores, sobre todo libre, capaz de olvidarse de sí mismo por los demás.

Conversión

Más tarde, de Foucauld escribiría de sí mismo que de 1874 a 1886 había permanecido «sin negar nada y sin creer nada, desesperando de la verdad, y ni siquiera creyendo en Dios, ya que ninguna prueba parecía suficientemente evidente»[17]. ¿Cómo podría superar su desesperación por la verdad? Él mismo responde: «Sólo puedo atribuirlo a una cosa: la bondad infinita de Aquel que dijo de sí mismo “que es bueno, porque su amor es eterno”»[18]. «Al principio, la fe tenía muchos obstáculos que superar; yo, que había dudado tanto, no me lo creí todo en un día: a veces los milagros del Evangelio me parecían increíbles, a veces quería mezclar pasajes del Corán en mis oraciones. Pero la gracia divina y el consejo de mi confesor disiparon estas nubes»[19]. La mención del Corán es singular. En la campaña de Túnez, De Foucauld se había escandalizado no sólo por la muerte de sus compañeros, sino también por los musulmanes que había visto rezar: cinco veces al día se arrodillaban, humillándose con la cabeza en el suelo, y proclamaban: «Allah Akbar, Dios es grande, el más grande»[20]. Carlos comprendió que estos hombres que oraban vivían en la presencia de Dios. Aunque se sintió atraído por la religiosidad del Islam, redescubrió sus raíces cristianas.

El abate Huvelin

La conversión no fue un rayo fulminante. Aunque el Islam le ayudó a descubrir el valor de la oración, su alma estaba abierta a la experiencia religiosa dondequiera que se encontrara. En el camino hacia la gracia, de Foucauld recordaba haberse sentido atraído por las virtudes, sobre todo por su belleza en quienes las observaban: de ahí su interés por ahondar en las raíces de la fe católica. Por último, el encuentro con un sacerdote que más tarde se convertiría en su guía espiritual: el abate Huvelin, al que Charles había conocido en la boda de su hermana: «Si hay alegría en el cielo al ver a un pecador convertirse, ¡la hubo cuando entré en el confesionario! […] Pedí clases de religión: [el abate] me hizo arrodillarme y confesarme, y me invitó a comulgar. […] Y desde ese día, toda mi vida ha sido una concatenación de bendiciones»[21].

En una carta de algunos años más tarde, dirigida a Duveyrier, el amigo que estaba desconcertado por este cambio radical, escribió: «Sentí la necesidad de recordar. […] Entonces hice esta extraña oración: pedí a ese dios, en el que no creía, que se diera a conocer a mí, si es que realmente existía»[22].

Las personas que encontró supieron respetar su libertad, no hicieron proselitismo, fueron sus amigos y auténticos testigos del Evangelio. Tras su conversión, de Foucauld pensó en hacerse monje, pero su familia y el abate Huvelin le animaron a casarse. Prefirió esperar: «En cuanto creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer otra cosa que vivir para Él: mi vocación religiosa me fue dada al mismo tiempo que mi fe. ¡Dios es tan grande! Hay una gran diferencia entre Dios y todo lo que no es él»[23].

¿Pero qué hacer? Al escuchar un sermón de su padre espiritual, de Foucauld se sintió especialmente impresionado por una descripción de la vida de Jesús: «Nuestro Señor ocupó de tal manera el último lugar que nadie fue capaz de quitárselo»[24]. Escribiendo a su primo, completó: «El último lugar es algo de lo que no me desprendo… Nuestro Señor lo ha guardado demasiado»[25]. Para conocer mejor el Evangelio, el abate Huvelin recomendó una peregrinación a Tierra Santa.

La conmoción de Nazaret

De Foucauld llegó a Jerusalén a mediados de diciembre de 1888 y pasó la Navidad en Belén, donde asistió a la Misa del Gallo. La emoción y la alegría marcaron el inicio de la peregrinación, pero en Nazaret se produjo un hecho impactante: descubrió «la humilde y oscura existencia del obrero divino». Fue una conmoción decisiva, una especie de llamada, pero sobre todo una respuesta a la pregunta que se hacía desde el primer día de su conversión: « ¿Qué voy a hacer?»[26]. Le parecía ver a Dios caminando entre los hombres, haciendo un trabajo humilde y humillante, agotador y oculto: era el más pobre de Nazaret, el más despreciado. De Foucauld no se sintió atraído por la belleza del trabajo del carpintero, ni por la vida familiar e íntima de Nazaret, sino sólo por el último lugar que había elegido Jesús. Este fue el núcleo de su conversión: ahora que había conocido la notoriedad, que había visto el éxito de sus libros, que había recibido la medalla de oro, el explorador de fama internacional quería cambiar su vida, y había encontrado el modelo: la vida de Jesús en Nazaret.

De vuelta a París, tomó su segunda gran decisión después de Marruecos: entrar en el monasterio trapense, para seguir su vocación. Después de un curso de Ejercicios Espirituales, decidió entrar en el noviciado.

Durante siete años vivió como trapense: primero en Notre-Dame des Neiges y luego en Akbès, en Siria, uno de los monasterios trapenses más pobres. Todo marchaba bien, pero algo le inquietaba: no encontraba «la vida de pobreza, de abyección, de verdadero desprendimiento, de humildad, e incluso de recogimiento, de Nuestro Señor en Nazaret»[27].

Algunos episodios podrían considerarse triviales, pero le ayudaron a reflexionar. En la Trapa, la mantequilla y el aceite estaban permitidos como condimentos: su comentario era singular, pero muy claro: «Un poco menos de mortificación significa un poco menos de entrega al buen Dios. Un poco más de gasto significa un poco menos de ayuda a los pobres»[28]. También le molestó la construcción del nuevo monasterio para sustituir las ruinosas casas de campo en las que vivían. Una vez le enviaron a rezar por un árabe católico que había muerto en un pueblo cercano al monasterio trapense. El Hermano Charles quedó impresionado por la casucha en la que vivía el pobre hombre solo, en una pobreza que hacía palidecer a los trapenses.

Cuando llegó el momento de hacer sus votos solemnes, pidió dos veces que se pospusieran. Finalmente, el superior trapense comprendió que debía liberarlo de sus votos, para que pudiera seguir el camino al que el Señor lo llamaba. En enero de 1897, se le abrió una nueva historia: el camino de Nazaret se le apareció: quería entrar «en una condición más pobre, más baja, de naturaleza menos suave, más parecida a la del Divino Obrero»[29].

El ermitaño de Nazaret

En febrero siguiente, Charles desembarcó en Jaffa. Buscó en vano trabajo de los franciscanos, y finalmente fue acogido como criado y sacristán por las clarisas de Nazaret: vivía en la cabaña de las herramientas, en el límite del monasterio, y le daban pan como pago. Por fin se sintió cerca de la vida que había soñado, e incluso empezó a escribir un esbozo de lo que podría ser su futuro: «Seguir e imitar a Jesús en la vida oculta de Nazaret, habitar a los pies de Jesús presente en el sacramento de la Eucaristía, vivir en países de misión»[30].

Por casualidad, se enteró de que las clarisas de Jerusalén tenían dificultades financieras debido a una enorme deuda, lo que significaba la pérdida del monasterio. No pensó en ser un mendigo, sino que escribió a la familia en Francia para pedir ayuda, y consiguió que le pagaran la deuda. La abadesa de Jerusalén quiso reunirse con él para darle las gracias. Fue allí y tuvo varias conversaciones con su madre, que le instó a pedir el sacerdocio; quizá ya se lo imaginaba capellán del monasterio. Quería pensarlo, sin prometer nada. Pero desde hacía tiempo este era su deseo: imitar a Cristo también en el ministerio sacerdotal[31]. Confió en el abate Huvelin.

Mientras tanto, se produjo un asunto escabroso. Una parte del Monte de las Bienaventuranzas estaba en venta, y pensó que podría ser su lugar como ermitaño y sacerdote. El consejo de su padre espiritual llegó tarde esta vez, pero fue claro: no debía interesarse por él, era mejor que se quedara en Nazaret; menoscababa la vida oculta que él también buscaba. Esa compra no era una señal de Dios.

Pero de Foucauld había optado por comprar el terreno y donarlo a los franciscanos. Pedir el dinero a la familia le descolocó: se lo negaron. Así que les escribió que les pedía el dinero. La familia vio la carta como un chantaje y le dio el dinero como préstamo. Sin embargo, Charles no se dio cuenta de que estaba siendo engañado por los supuestos vendedores. El asunto se prolongó durante mucho tiempo, pero de Foucauld no pudo recuperar nada de la gran suma que había pagado.

El sacerdocio

A los 43 años, vino el impactante cambio del sacerdocio. De Foucauld fue a Francia para hablar directamente con su padre espiritual, que le animó, orientándole en sus estudios pero sin abandonar su inspiración por Oriente. En el retiro para el diaconado ya no se consideraba un «ermitaño», sino un «hermanito del Sagrado Corazón»[32]. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1901. Aunque incardinado en Francia, quiso ejercer su ministerio en Marruecos, donde no había ni un solo sacerdote. El obispo le presentó al nuevo prefecto apostólico del Sahara, Mons. Charles Guérin, que quiso conocerle personalmente.

A finales de 1901, Carlos se embarcó hacia Argelia, donde el obispo planeaba una misión en el Sahara, justo en la frontera con Marruecos. El gobernador militar dio permiso para ir allí y Carlos llegó finalmente a Béni-Abbès (a unos 1.200 km al sur de Argel), donde fue bien recibido por los militares, hospedado, y donde celebró su primera misa en el Sahara. Compró un terreno para construir una capilla y comenzó a atender a los pobres.

Su vocación es cada vez más clara: ahora se llama Hermano Charles, y no «padre», para ser hermano de todos. El voto de enclaustramiento, que antes había hecho, se transformó en un «voto de apertura» cada vez más amplio, más generoso y desarmado[33]. Quería fundar una comunidad de oración y de hospitalidad «para difundir el Evangelio, la Verdad, la Caridad, Jesús»[34]: en definitiva, una síntesis de vida monástica y de aspiraciones misioneras, que tuviera como fundamento la adoración eucarística y la hospitalidad. Tras dos meses allí, ya luchaba por abolir la esclavitud, pretendía abrir un hospital para civiles y otro para militares, visitar a los pobres en sus casas, mejorar la distribución de medicinas y limosnas, y progresar en la acogida espiritual del pueblo[35].

Mientras tanto, formuló las condiciones para los posibles nuevos hermanos, cuya necesidad sentía dramáticamente: «1) Ser buenos religiosos y sobre todo obedientes (o dispuestos a serlo). 2) Estar dispuesto a pasar hambre y carecer de todo con alegría por Jesús. 3) Estar dispuesto a que le corten la cabeza con gran alegría por Jesús»[36]. La tercera condición se formula sin pelos en la lengua: en esa región, fronteriza con Marruecos, el asesinato era un riesgo cotidiano. Para el hermano Charles, un pensamiento constante: «En cada minuto, vivir hoy como si fuera a morir mártir esta noche»[37].

La nueva vida fue un gran descubrimiento: Nazaret no está sólo en Tierra Santa, sino que puede estar «en otra parte»; es donde se practica la obediencia y se ayuda al hermano, donde se abraza la cruz y se vive la vida oculta de la familia de Jesús.

El hermano Charles piensa también en una fraternidad femenina, las «Hermanitas»: «Entre los habitantes sedentarios del Ksour, sería fácil penetrar el Evangelio, fácil con monjas, muy difícil, casi imposible, sin ellas»[38].

Una nueva misión: Tamanrasset

Sin saberlo, el hermano Charles inauguró un nuevo ministerio: antes recibía visitas, ahora él mismo visitaba a la gente, especialmente a los más pobres y a los ancianos. En sus viajes al sur de Béni-Abbès, comenzó a acercarse a los tuaregs, un pueblo y un mundo diferentes a los árabes y bereberes de Argelia, hasta entonces inviolables e invencibles. Enseguida se da cuenta de que su lengua tiene similitudes con el bereber, que en parte conocía. Comenzó a tomar notas, como hacía mientras exploraba Marruecos, y a redactar lo que más tarde sería el vocabulario tuareg-francés para facilitar la labor de los misioneros.

El coronel Laperrine, su antiguo compañero de vida militar que tenía la responsabilidad de la región y al que se había unido, consiguió entrar en contacto con los tuaregs y socializar con ellos. El hermano Charles también establece un primer encuentro; es consciente de que no se trata de una evangelización, sino de «un trabajo preparatorio: establecer la confianza, la amistad, la familiarización, la fraternidad»[39]. En el poco tiempo disponible, atiende a los enfermos. Construyó una especie de capilla, coronada por una cruz, donde celebraba la misa todos los días y colocaba el Santísimo Sacramento para su adoración. Anota en su diario: «La Santa Hostia toma posesión de su territorio»[40], la tierra de los tuaregs. También señala que hay muchos prejuicios y desconfianza hacia los franceses.

Además del tratado de paz con Moussa, el jefe de la región tuareg, el coronel Laperrine busca el despliegue de los militares, el respeto de la ley francesa y el pago regular de un impuesto. Se produce una situación difícil y el hermano Charles no recibe permiso para quedarse. Esto le generó perplejidad: la vida en Nazaret parecía llamarle a la reclusión de Béni-Abbès, pero era el único sacerdote que podía ir entre los tuaregs, un pueblo abandonado.

En 1905, el coronel le invitó a ir con él a un nuevo pueblo tuareg, Tamanrasset, a 2.600 km al sur de Argel. Mientras tanto, Moussa aceptó la protección francesa e incluso permitió el asentamiento del «morabito cristiano»[41], como se llamaba el hermano Charles, e incluso decidió la ubicación de su asentamiento.

Ahora el hermano Charles se ha convertido en ermitaño en Tamanrasset, vive un tiempo de extrema soledad (el correo llega y se va una vez al mes), pero construye una pequeña capilla, donde puede celebrar, guardar el Santísimo y rezar. Cuida de los enfermos y establece una relación de confianza con la gente. Incluso hay una visita repentina de Moussa al hermano Charles porque quiere consejo sobre lo que debe decir al coronel; es un signo de confianza en el morabito[42].

Poco después, el lingüista Motylinski, al que conoció durante su servicio militar, se dirige a Tamanrasset para iniciar un riguroso trabajo de reconocimiento lingüístico, histórico y sociológico. Se escriben poemas y cuentos locales. También se descubre que los tuaregs pueden haber tenido contactos muy antiguos con los cristianos de los primeros siglos: conocen el término «Pascua» y «ángeles»[43]. El hermano Charles comienza a traducir los Evangelios.

Las sorpresas de una vida oculta

Después de un viaje a Argelia, al volver a Tamanrasset, el Hermano Charles encontró a un colaborador tuareg, Ba Hammou, secretario de Moussa, que conocía bien la lengua del país[44]: fue una oportunidad para revisar el trabajo realizado con un guía seguro.

En 1908, una enfermedad – quizás el escorbuto – afectó al morabito de forma tan grave que creyó que estaba a punto de morir. La persona que parecía invulnerable revela su fragilidad. Y además, en una época difícil de sequía y hambre. Pero ocurre lo impensable. Los tuaregs se ocupan de él; incluso Moussa se entera de que está gravemente enfermo y se asegura de que pueda tomar un poco de la preciada leche de cabra, uno de los pocos alimentos que se podían encontrar y que necesitaba. En el sufrimiento humano todos se encuentran cerca, y el hermano Charles lo recordará como «un signo de bondad e igualdad en la fragilidad común ante la muerte»[45].

Un hecho digno de mención es el viaje de Moussa a Francia, con dos nobles y un intérprete. Entre las muchas visitas, no falta la de la hermana de Foucauld. Su asombro es grande ante el nivel de vida y el confort de los franceses. El jefe tuareg envía una carta al misionero con una nota: «He visto a tu hermana y también a tu cuñado: he visitado sus jardines y sus casas. Y tú, ¡estás en Tamanrasset como un pobre!»[46].

Mientras el hermano Charles continúa su trabajo diario, tiene el valor de criticar a Francia, que explota a los pueblos indígenas, no los respeta, no se preocupa por su educación. En su opinión, la civilización no debe faltar en el anuncio del Evangelio.

Tampoco Moussa se salva: el misionero denuncia su rapacidad y sus mentiras diarias. La mentira es contraria a Dios, que es la verdad. En particular, les reprocha su hostilidad al progreso, «porque la ignorancia y la barbarie son más propicias para la conservación de su poder. Quieren que se perpetúen los viejos abusos, un régimen de injusticia e ignorancia»[47]. Recomienda la educación y la enseñanza del francés.

En cuanto a la gente corriente, el hermano Charles «trata de hacerse querer, de inspirar estima, confianza, amistad, de labrar la tierra antes de sembrarla»[48]. Si se pregunta cuántos bautismos administró en Tamanrasset, el número es insignificante. Sin embargo, allí nació una nueva forma de ser cristianos, monjes y personas consagradas en tierras de misión. El valor del diálogo interreligioso no es el proselitismo, sino el testimonio: vivir la relación con el otro para comunicar a su libertad lo que uno más aprecia, ese testimonio que es esencialmente «martirio».

De Foucauld no fue asesinado por ser cristiano, sino por un robo que salió mal. Sin embargo, de su experiencia en el desierto nacieron varios grupos religiosos, los más conocidos de los cuales son los Petits Frères, las Petites Sœurs y las innumerables asociaciones de laicos inspiradas en su carisma[49]. El 1 de diciembre de 2016, 100 años después de su muerte, el Papa Francisco elogió al hermano Charles: «Dio un testimonio que hizo bien a la Iglesia»[50].

 

Fuente: La Civiltá Cattolica 13/5/2022

Giancarlo Pani: Es un jesuita italiano. Entre 1979 y 2013 fue profesor de Historia del Cristianismo de la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de La Sapienza, Roma. Obtuvo su láurea en 1971 en letras modernas, y luego se especializó en la Hochschule Sankt Georgen di Ffm con una tesis sobre el comentario a la Epístola a los Romanos de Martín Lutero. Entre 2015 y 2020 fue subdirector de La Civiltà Cattolica y ahora es escritor emérito.

 

 

 


  1. -L. Maxence, Il richiamo del desertoCharles de Foucauld, Antoine de Saint-Exupéry, Padua, Messaggero, 2005, 9. 
  2. Poupard, «Prefazione», en R. Bazin, Charles de Foucauld. Esploratore del Marocco, eremita nel Sahara, Milán, Paoline, 2005, 10. Cfr P. Vanzan, «Charles de Foucauld: testimone di Cristo nel deserto», en Civ. Catt.III 2006 136-144. 
  3. Martinelli, Vite meraviglioseFrancesco d’ Assisi, Luigi Maria de Montfort, Charles de Foucauld, Teresa di Lisieux, Adrienne von SpeyrPaolo VI, Milán, Edizioni Terra Santa, 2021, 123. 
  4. Benedetto XVI, «Beatificazione dei servi di Dio: Charles de Foucauld, Maria Pia Mastena, Maria Crocifissa Curcio», 13 de noviembre de 2005. 
  5. Cfr P. Sourisseau, Charles de Foucauld1858-1916. Biografia, Cantalupa (To), Effatà, 2018, 21. 
  6. Ibid, 77 s. 
  7. Ibid, 81. 
  8. Ibid, 82. 
  9. Ibid, 83. 
  10. Ibid, 71 s. La última observación remonta a noviembre de 1897, en el retiro en Nazaret da las clarisas. 
  11. Ibid, 74. Este testimonio fue recogido en 1927 y se encuentra en el Archivo de la Postulación: se refiere al año 1885. 
  12. Cfr A. Pronzato, Il seme nel deserto. Charles de Foucauld L’infanzia. La giovinezza scapestrata. Il Marocco. La conversione. La trappa. Nazaret. Beni Abbès, Milán, Gribaudi, 2004, 42. 
  13. Cfr la primera gran biografía de de Foucauld, que dedica muchas páginas a estas relaciones: R. Bazin, Charles de Foucauld…, cit., 62; 114; sobre el diario de viaje, véanse las páginas 20-97. 
  14. Cfr A. Pronzato, Il seme nel deserto…, cit., 101. 
  15. Ibid, 102. 
  16. Cfr A. Chatelard, Charles de Foucauld. Verso Tamanrasset, Magnano (Bi), Qiqajon, 2002, 31. 
  17. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 137. 
  18. Cfr Sal106,1. 
  19. Ibid, 137 s. 
  20. Rosadoni, Charles de Foucauld. Fratello universale, Turín, Gribaudi, 1966, 53. 
  21. de Foucauld, La vita nascosta. Ritiri in Terra Santa (1897-1900), Roma, Città Nuova, 1974, 101. 
  22. Chatelard, Charles de Foucauld…, cit., 35. 
  23. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 143 s. 
  24. Bazin, Charles de Foucauld…, cit., 116. 
  25. de Foucauld, Lettres à Mme de Bondy. De la Trappe à Tamanrasset, París, Desclée de Brouwer, 1966, 36. 
  26. Chatelard, Charles de Foucauld…, cit., 42. 
  27. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 185. 
  28. Ibid, 184. 
  29. Ibid, 207. 
  30. Cfr ibid, 254 s. Sobre la vida en Nazaret, cfr Ch. de Foucauld, Pagine da Nazaret. La mia vita nascosta in Terra Santa, Milán, Edizioni Terra Santa, 2016. 
  31. Cfr P. Martinelli, Vite meravigliose…, cit., 133. 
  32. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 324. 
  33. Cfr Fr. Michael Davide, Charles de Foucauld. Esploratore e profeta di fraternità universale, Cinisello Balsamo (Mi), San Paolo, 2016, 76. 
  34. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 354. 
  35. Cfr ibid., 364. 
  36. Ibid, 366 s. 
  37. Ibid, 367. 
  38. Ibid, 370. Los ksourson las casas de una aldea protegida por murallas, a las que se entra por una sola puerta. 
  39. Ibid, 411. 
  40. Ibid, 418. 
  41. Ibid, 446. El término designa a un santo, un eremita, un hombre de Dios. 
  42. Cfr ibid., 469. 
  43. Cfr ibid, 477. 
  44. Ibid, 497. 
  45. Ibid, 518. 
  46. Ivi, 571. Cfr M. Carrouges, Charles de FoucauldEsploratore mistico, Roma, Castelvecchi, 2013, 
  47. Sourisseau, Charles de Foucauld…, cit., 608. 
  48. Ibid, 611. 
  49. La Asociación «Familia espiritual Charles de Foucauld» cuenta con 20 grupos: cfr charlesdefoucauld.org/it/presentation.php
  50. Francesco, «Sulle tracce di Charles de Foucauld», homilía en Santa Marta, 1° de diciembre de 2016.